Changing of the Guards, Bob Dylan, 1978

Cuando mi padre refiere algunas canciones de Dylan, curiosamente las primeras que le salen no son Blowin’ In The Wind ni Like A Rolling Stone, como pudiera parecer lo más habitual. Antes bien, hombre cuya veintena transcurrió fundamentalmente en los años setenta, suele apuntar Hurricane o -menos esperablemente- este Changing of the Guards, que en España se tradujo (era lo normal) como “Cambio de la Guardia”. 
Y digo “menos esperablemente” porque a diferencia de Hurricane, que fue un éxito enorme en todo el mundo, Changing of the Guards pasó algo más inadvertida. Sin ir más lejos, ni siquiera llegó a entrar como single en el Billboard norteamericano. Sin embargo, el álbum en el que se incluía, Street Legal, sí que obtuvo muy buenas ventas, de manera que el tema de hoy terminó siendo bastante escuchado. 
Para muchos, Changing of the Guards es una canción algo extraña dentro de la enorme discografía de Dylan, tanto por lo complejo de su letra, a la que se han otorgado múltiples interpretaciones que van desde lo autocrítico hasta lo cristiano e incluso lo ocultista, como por su atípico estilo musical. En esto último debo decir que siempre me pareció un tema casi más propio de Springsteen que de Dylan, así que algo de cierto debe de haber entre los entendidos de verdad que consideran poco dylaniano su sonido. 
Como fuere, se trata de una excepcional canción cuyos siete minutos y pico de extensión pasan volando a pesar de lo reiterado de su estructura. Por cierto, tenéis que diculpar la calidad discutible del clip, motivado por lo raro de encontrar al de Duluth cantando en directo este tema. De hecho, sólo lo hizo en la gira del disco que realizó en 1978, y nunca más hasta hoy. ¿Por qué? Dylan es Dylan: tendréis que preguntárselo a él.      
PS: como curiosidad fuera de contexto, mientras realizaba este post se han alcanzado las 444.444 visitas. Vaya, aún no es medio millón, pero la cifra me hacía gracia. Una tontería como otra cualquiera. 

Hasta la próxima.