Vivir de réditos (II)

Publicado en el periódico notícies tgn el 4 de abril del 2012, en la página 18

La urbanización de Valldemar ya está acabada. Esta frase tan simple y sencilla la esperaban oir los vecinos de Valldemar durante medio siglo. Esto no hubiera sido posible sin su colaboración y sus aportaciones económicas, pero tampoco sin los diferentes gobiernos en los que ha intervenido el PSC.

A finales del mandato anterior se adjudicaron las obras a la empresa Agrovial para terminar los pasajes, las zonas verdes y algunas reparaciones del proyecto que se había ejecutado años antes. El PSC tenía como objetivo acabar las urbanizaciones del muncipio y que todos los ciudadanos estuvieran en igualdad de condiciones en cuanto a servicios urbanísticos.

Por ello, apostó por pedir un crédito al ICF (Institut Català de Finances) de 500.000 euros, que permitía completar la dotación presupuestaria necesaria para licitar el proyecto y la obra que se ha terminado ahora. CiU criticó el endeudamiento, pero ahora se hace la foto inaugurando tales obras.

Pero los vecinos de Valldemar deben saber que, pese a estar adjudicadas, CiU entró a gobernar y se planteó destinar ese dinero a otras prioridades para ellos. No obstante, la oposición y la Asociación de vecinos nos opusimos a ese intento de desviar el dinero a otras cosas y exigimos la finalización de las obras. Además, el haber pedido el crédito al ICF implicaba que sólo se pudiera destinar, obligatoriamente, ese dinero a las obras de Valldemar, puesto era su finalidad. Por todo ello, el gobierno se vio con la obligación de ejecutar esas obras y no pudo reubicar el crédito en otros lugares.

Ya históricamente, en los veinte primeros años de Democracia, con CiU en el Ayuntamiento, los vecinos de Valldemar tuvieron que pagar los servicios. No obstante, un proyecto deficiente obligó a paralizar las obras, apenas ejecutados algunos de los servicios soterrados que incluía (agua y alcantarillado, básicamente). Las reivindicaciones fueron a más y la espera fue larga. El gobierno del PSC en 1999 puso en marcha el proyecto que permitiría terminar las calles (aceras, alumbrado, asfaltado y demás servicios). En el año 2003 se inauguraron las calles de Valldemar completamente acabadas. Los vecinos habían podido comprobar como las promesas electorales del PSC se cumplían.

Pero la asociación de vecinos de Valldemar siguió pidiendo al Ayuntamiento, de nuevo con CiU al frente, que se terminaran los pasajes y se resolvieran los problemas puntuales que quedaban pendientes. En el madato 2003-2007, no se les hizo ni caso. Fue, de nuevo, el PSC en el 2007 quien contrató el proyecto para terminar los pasajes, alguna zona verde y resolver los puntos conflictivos del proyecto anterior. En el 2010 se consiguió el crédito, esta vez la obra sería financiada íntegramente por el Ayuntamiento. En el 2011 se inciaron las obras y hace un mes se inauguraron.

Como se ve, siempre ha sido el PSC quien ha creído en las urbanizaciones y en que los vecinos que viven en ellas tengan los mismos servicios que los demás ciudadanos del municipio. CiU se ha puesto esta medalla, sin merecerla, viviendo de réditos. Pero lo que importa es que los ciudadanos de Valldemar ya tienen su urbanización terminada, ahora toca disfrutar de ella.