Frases sobre Bibliofília 282

                                      Imatge

              “ Els bibliòfils i les institucions ( les seves biblioteques, concretament) són unaLes biblioteques compren llibres amb certa abundancia i de molta qualitat. Però els materials antics se solen concentrar en determinats tipus de col.leccionistes privats i, generalment, una historia molt més àmplia, la qual cosa motiva unes preferències.

            Alguns autors identifiquen el col.leccionisme, i per tant la bibliofilia, com a joc o com a esport, concretament, el posen en paral-lel a l’art de la munteria. El col.leccionista no només obté plaer en l’estudi de la seva col.lecció, sinó també en la recerca ( cacera) d’exemplars. S’introdueix la sort, la constancia, la perspicacia, el coneixement, en aquesta activitat de recerca que es considera part de l’activitat bibliófila. I també aquí s’exagera ( en la qualitat de l’exemplar o en el preu). Es confon bibliofilia amb bibliomanía i, fins i tot, hi ha alguns autors bibliòfils, com mendoza que les equiparen: ‘Ocurre, simplemente, que el sufijo manía es peyorativo, y filia ennoblece lo que toca; pero es muy difícil ser bibliófilo sin ser maniático’. La bibliofilia com a art pretén la reunió de conjunts harmònics d’exemplars coherents per posseir un o més trets comuns, ja sigui des de la perspectiva del contingut, des de la formal o, fins i tot, de la material. La finalitat és, per tant, lampropietat de l’exemplar que millora les seves pròpies qualitats en formar part d’un conjunt, com ja s’ha dit, harmònic”.

       Art. “Comerç i taxació del llibre antic” de Manuel José Pedraza Gracia,a Item, n. 51, jul-des 2009, p. 121-122.

 ImatgeImatge

“ No hay duda de que el Catálogo de un librero ( ya sea descriptivo, razonado, o meramente marcador de precios), ha constituido en todos los tiempos el índice cultural de una época. Por él sabemos lo que se leía, lo que se vendía, lo que se apreciaba y lo que se despreciaba. Los bibliólogos, con mucha razón y fundamento, dan al Catálogo el valor de un documento histórico. Hay que remontarse al año 1833 para dar con el primer Catálogo razonado que en pasado siglo vió la luz en España. Fue debido a la casa Mallén y Berard, de Valencia, constaba de 200 páginas y fue el antecesor del de Vicente Salvá, que en 1826 y en 1829 había publicado en Londres el suyo. Establecióse este librero después en Paris, en donde desde 1836 a 1861 dio a luz otros catálogos. Con su hijo regresa en 1847 a su patria, en donde empiezan la ordenación y catalogación de su librería particular, que fue una de las más notables en obras españolas y en especial del antiguo reino de Aragón. En 1848 tenía don Vicente preparadas unas trescientas papeletas bibliográficas, pero murió antes de terminar su catálogo. Su hijo don Pedro lo prosigue, y en 1872 logra dar el primer volumen del mismo, muriendo también poco después. Sus hijos junto con Ferrer de Orga, imprimen el segundo tomo, siendo aún hoy día el Catálogo de los Salvá un verdadero arsenal bibliográfico que ningún erudito desdeña”.

            Article de Arturo Masriera: “Los primeros Catálogos”, a La Vanguardia del dia 19 de juny de 1923, pp.14.

                           Imatge